Los nervios del tórax Atlas de …

Los nervios del tórax Atlas de ...

En este artículo, se discuten e ilustran la relevancia funcional y clínica de cada uno de los seis conjuntos de nervios torácicos (1 -5). El atlas anatómicos y de imagen que se ha creado a partir de esta información se pueden utilizar como una herramienta de referencia para ayudar a determinar la presencia y severidad de la enfermedad relacionada.

Los nervios frénicos encuentran a lo largo del mediastino lateral y huye de la entrada torácica al diafragma (figuras 1a 1b 2 -.. 4). Ellos curso a través de la parte superior del pecho, medial a la pleura mediastinal y el vértice de la derecha o pulmón izquierdo. El nervio frénico derecho se encuentra lateral a la derecha de la vena innominada y la vena cava superior. Los cursos de izquierda nervio frénico a lo largo de la cara lateral del arco transversal de la aorta. Los dos nervios pasan posteriormente anterior a su respectiva hila pulmonar y luego inferiormente en un plano vertical amplio a lo largo del margen del corazón entre el pericardio fibroso y la pleura mediastinal (5). Los nervios frénicos vez en cuando se pueden visualizar en imágenes transversales (6, 7).

Los nervios frénicos proporcionan inervación motora al diafragma y la inervación sensorial a las superficies intratorácicas y peritoneal central de la membrana. También inervan el pericardio y la pleura mediastínica y median el dolor de estas áreas en el cuello y el hombro. Las manifestaciones de la enfermedad del nervio frénico incluyen parálisis diafragmática con la elevación o hipo persistente (8).

Nervios vagos, de esófago, Plexus y troncos vagales

Hay, sin embargo, pequeñas pero significativas diferencias entre las vías de la derecha y las fibras vagales izquierda. El nervio vago derecho desciende en el mediastino entre el pulmón y la tráquea antes de dividirse en varias ramas en el esófago, que forman parte del plexo esofágico. La mayoría de estas fibras plexal reunir detrás del esófago para formar el tronco vagal posterior, que continúa a través del diafragma a la cara posterior del estómago. El nervio vago izquierdo desciende en el mediastino entre la arteria carótida común izquierda y la arteria subclavia izquierda. Se sigue inmediatamente lateral al arco transversal de la aorta. Inferiormente, se ejecuta lateral a la tráquea y el esófago. Se ramifica para unirse al plexo esofágico, que reúne delante del esófago para formar el tronco vagal anterior, y continúa a través de la membrana a la cara anterior del estómago (5).

Los nervios vagos y sus plexos median la deglución esofágico, vaciamiento gástrico, y la saciedad comida. La estimulación conduce a un aumento de la peristalsis y aumento de la actividad de las glándulas secretoras del tracto gastrointestinal desde el esófago hasta el centro del colon transversal (15). La estimulación de las ramas cardiacas de los nervios vagos dará lugar a una disminución de la frecuencia cardíaca (16). Las manifestaciones de deterioro del nervio vago incluyen reflujo gastroesofágico, acalasia, y los trastornos de dismotilidad (17).

Al igual que con todos los nervios torácicos, los tumores primarios son raros. Las neoplasias con mayor frecuencia son los paragangliomas y neurofibromas (18 -22). afectación metastásica puede ocurrir en raras ocasiones. La lesión de los nervios vagos puede ocurrir por lesión penetrante, tiroides o cirugía paratiroidea, y trauma (23).

Los nervios laríngeos recurrentes

Los nervios laríngeos recurrentes siguen una vía asimétrica a través de la parte superior del pecho (Figs 1a. 1b. 2. 3). El nervio laríngeo recurrente derecho se origina en el nervio vago derecho a nivel de la arteria subclavia derecha y los bucles bajo esta arteria para subir del tórax (Figura 1a). El nervio laríngeo recurrente izquierdo se origina en el nervio vago izquierdo a nivel del arco aórtico transverso y bucles bajo inmediatamente posterior a la ligamento arterioso a ascender a lo largo del margen traqueal posterolateral y salir del tórax (Figs 1a. 1b. 2. 3) (5). Los nervios laríngeos recurrentes proporcionan inervación motora ipsilateral a los músculos laríngeos intrínsecos para la vocalización y la inervación sensorial a la parte superior del esófago. Ellos también median la sensación de la vía aérea desde el nivel de las cuerdas vocales verdaderas a la carina (24). Daño o afectación tumoral es casi siempre unilateral y se manifiesta como ronquera, tos resonante, o debilidad de las cuerdas vocales (8).

Cadenas simpáticas y Ramas Esplácnicos

La parte superior de este sistema de media en la dilatación de la pupila, los músculos elevadores de los párpados superiores, las glándulas sudoríparas, la vasoconstricción de los vasos superficiales de la piel, y la vasodilatación de las arterias profundas de los músculos estriados (8). En el tracto gastrointestinal, el sistema simpático provoca una disminución de la peristalsis intestinal e inhibe la actividad de las glándulas de secreción desde el esófago hasta el centro del colon transverso. La estimulación de las ramas para el corazón y los pulmones conduce a aumentos en la frecuencia cardíaca y respiratoria.

Una de las enfermedades más comunes que afectan al sistema simpático torácico es Pancoast tumor (figura 1c. 1d) (35). Esta forma de cáncer de pulmón es típicamente un carcinoma de células escamosas o adenocarcinoma afecta a la pared torácica superior. la extensión del tumor a la región paravertebral torácica y el ápice puede implicar el ganglio cervical superior del sistema simpático y causar el síndrome de Horner (ptosis del párpado, miosis, anhidrosis facial) (8). Al igual que con otros nervios en el tórax, los tumores primarios de los nervios y de las vainas nerviosas también pueden implicar el sistema simpático (36 -38). CT localización de los ganglios de los nervios simpáticos y es importante para ayudar a aliviar los síntomas simpáticos en el miembro superior, tales como hiperhidrosis o enfermedad de Raynaud (39).

Un cursos de nervios intercostales lo largo del borde inferior de cada una de la primera a través de las costillas 11. Un nervio subcostal se encuentra debajo de cada una de las 12 costillas. Estos nervios inervan los músculos que se unen a los nervios y proporcionan la información sensorial de la piel que cubre del pecho. (Los tres primeros nervios intercostales también median la sensación de las extremidades superiores y axila.) Los nervios costales también se refieren sensación del pericardio parietal adyacente inferior, la pleura parietal, y el segmento periférico del diafragma intratorácica (8). Los nervios subcostal situados debajo de las costillas 12, junto con los nervios intercostales de T6 a T12 inervan los músculos de la región abdominal superior y la piel que lo recubre (5).

Los nervios torácicos largos

Los nervios torácicos largos emparejadas son simétricas y están presentes en todas las secciones del tórax (figuras 1a 1b 2a 3a 4a -…. D). No tienen un componente sensorial pero proporcionan inervación motora al músculo serrato anterior. Por supuesto, ya que a lo largo de la línea axilar media de la pared lateral del tórax, trauma o cirugía que daña esta área resulta en una escápula alada ipsilateral (5). trauma repetitivo debido al tiro con arco también puede causar una parálisis del nervio torácico largo (43).

La Figura 1a.(A, b) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT en el nivel de la T2 (un) y T3 (segundo) cuerpos vertebrales. (discos compactos) tumor de Pancoast en un hombre de 62 años de edad con síndrome de Horner. (do) Corte axial computarizada demuestra un tumor de Pancoast en el lóbulo superior izquierdo (t ). La masa es contigua a la primera costilla en la zona del ganglio cervical inferior (punta de flecha de color púrpura). El nervio intercostal T1 se encuentra inmediatamente por debajo de la primera costilla. La implicación puede causar dolor severo en el dermatoma T1 de la cara anteromedial del brazo. (re) exploración TC axial obtenido a nivel de T3 muestra el tumor (t ) Que se apoya la cadena simpática. El segundo nervio intercostal encuentra por encima de la tercera costilla (punta de flecha de oro). El daño puede causar pérdida de la sensibilidad a la piel de la axila y el área que recubre el segundo espacio intercostal.

La Figura 1b.(A, b) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT en el nivel de la T2 (un) y T3 (segundo) cuerpos vertebrales. (discos compactos) tumor de Pancoast en un hombre de 62 años de edad con síndrome de Horner. (do) Corte axial computarizada demuestra un tumor de Pancoast en el lóbulo superior izquierdo (t ). La masa es contigua a la primera costilla en la zona del ganglio cervical inferior (punta de flecha de color púrpura). El nervio intercostal T1 se encuentra inmediatamente por debajo de la primera costilla. La implicación puede causar dolor severo en el dermatoma T1 de la cara anteromedial del brazo. (re) exploración TC axial obtenido a nivel de T3 muestra el tumor (t ) Que se apoya la cadena simpática. El segundo nervio intercostal encuentra por encima de la tercera costilla (punta de flecha de oro). El daño puede causar pérdida de la sensibilidad a la piel de la axila y el área que recubre el segundo espacio intercostal.

Figura 1c.(A, b) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT en el nivel de la T2 (un) y T3 (segundo) cuerpos vertebrales. (discos compactos) tumor de Pancoast en un hombre de 62 años de edad con síndrome de Horner. (do) Corte axial computarizada demuestra un tumor de Pancoast en el lóbulo superior izquierdo (t ). La masa es contigua a la primera costilla en la zona del ganglio cervical inferior (punta de flecha de color púrpura). El nervio intercostal T1 se encuentra inmediatamente por debajo de la primera costilla. La implicación puede causar dolor severo en el dermatoma T1 de la cara anteromedial del brazo. (re) exploración TC axial obtenido a nivel de T3 muestra el tumor (t ) Que se apoya la cadena simpática. El segundo nervio intercostal encuentra por encima de la tercera costilla (punta de flecha de oro). El daño puede causar pérdida de la sensibilidad a la piel de la axila y el área que recubre el segundo espacio intercostal.

Figura 1d.(A, b) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT en el nivel de la T2 (un) y T3 (segundo) cuerpos vertebrales. (discos compactos) tumor de Pancoast en un hombre de 62 años de edad con síndrome de Horner. (do) Corte axial computarizada demuestra un tumor de Pancoast en el lóbulo superior izquierdo (t ). La masa es contigua a la primera costilla en la zona del ganglio cervical inferior (punta de flecha de color púrpura). El nervio intercostal T1 se encuentra inmediatamente por debajo de la primera costilla. La implicación puede causar dolor severo en el dermatoma T1 de la cara anteromedial del brazo. (re) exploración TC axial obtenido a nivel de T3 muestra el tumor (t ) Que se apoya la cadena simpática. El segundo nervio intercostal encuentra por encima de la tercera costilla (punta de flecha de oro). El daño puede causar pérdida de la sensibilidad a la piel de la axila y el área que recubre el segundo espacio intercostal.

Figura 2a.(un) Dibujo (vista axial) ilustra la anatomía TC torácica normal en el nivel de T3. (segundo) Neurofibromatosis en un hombre de 28 años de edad, asintomática. Corte axial computarizada obtenido a nivel de T3 muestra masas tumorales en la región de los nervios frénicos y vago. Neurofibroma también está presente en la región de la ascendente dejó nervio laríngeo recurrente.

La figura 2b.(un) Dibujo (vista axial) ilustra la anatomía TC torácica normal en el nivel de T3. (segundo) Neurofibromatosis en un hombre de 28 años de edad, asintomática. Corte axial computarizada obtenido a nivel de T3 muestra masas tumorales en la región de los nervios frénicos y vago. Neurofibroma también está presente en la región de la ascendente dejó nervio laríngeo recurrente.

La Figura 3a.(un) Dibujo (vista axial) ilustra la anatomía TC torácica normal en el nivel de T5. (segundo) ganglios linfáticos agrandados en un hombre de 72 años de edad que se presentó con ronquera y una masa lóbulo superior izquierdo. Axial TC se obtuvo a nivel de T5 muestra de los ganglios linfáticos en el mediastino a la izquierda en la ventana aortopulmonar y regiones paratraqueales izquierda, que se encuentran a lo largo del curso de los ascendientes y descendientes dejaron nervio laríngeo recurrente. Las lesiones en esta región explican ronquera del paciente. Los nervios vagos y frénicos adyacentes no se vieron afectados clínicamente en este caso.

La Figura 3b.(un) Dibujo (vista axial) ilustra la anatomía TC torácica normal en el nivel de T5. (segundo) ganglios linfáticos agrandados en un hombre de 72 años de edad que se presentó con ronquera y una masa lóbulo superior izquierdo. Axial TC se obtuvo a nivel de T5 muestra de los ganglios linfáticos en el mediastino a la izquierda en la ventana aortopulmonar y regiones paratraqueales izquierda, que se encuentran a lo largo del curso de los ascendientes y descendientes dejaron nervio laríngeo recurrente. Las lesiones en esta región explican ronquera del paciente. Los nervios vagos y frénicos adyacentes no se vieron afectados clínicamente en este caso.

La Figura 4a.(anuncio) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT entre los niveles de T6 y T9. (E-h) Neurofibromatosis en un hombre de 28 años de edad, asintomática. Las tomografías computarizadas axiales en serie obtenidas en los mismos cuatro niveles demuestran neurofibromas que afectan a los nervios frénicos y vago bilateralmente, la cadena simpática, y un nervio intercostal derecho.

La Figura 4b.(anuncio) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT entre los niveles de T6 y T9. (E-h) Neurofibromatosis en un hombre de 28 años de edad, asintomática. Las tomografías computarizadas axiales en serie obtenidas en los mismos cuatro niveles demuestran neurofibromas que afectan a los nervios frénicos y vago bilateralmente, la cadena simpática, y un nervio intercostal derecho.

Figura 4c.(anuncio) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT entre los niveles de T6 y T9. (E-h) Neurofibromatosis en un hombre de 28 años de edad, asintomática. Las tomografías computarizadas axiales en serie obtenidas en los mismos cuatro niveles demuestran neurofibromas que afectan a los nervios frénicos y vago bilateralmente, la cadena simpática, y un nervio intercostal derecho.

Figura 4d.(anuncio) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT entre los niveles de T6 y T9. (E-h) Neurofibromatosis en un hombre de 28 años de edad, asintomática. Las tomografías computarizadas axiales en serie obtenidas en los mismos cuatro niveles demuestran neurofibromas que afectan a los nervios frénicos y vago bilateralmente, la cadena simpática, y un nervio intercostal derecho.

Figura 4e.(anuncio) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT entre los niveles de T6 y T9. (E-h) Neurofibromatosis en un hombre de 28 años de edad, asintomática. Las tomografías computarizadas axiales en serie obtenidas en los mismos cuatro niveles demuestran neurofibromas que afectan a los nervios frénicos y vago bilateralmente, la cadena simpática, y un nervio intercostal derecho.

La figura 4f.(anuncio) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT entre los niveles de T6 y T9. (E-h) Neurofibromatosis en un hombre de 28 años de edad, asintomática. Las tomografías computarizadas axiales en serie obtenidas en los mismos cuatro niveles demuestran neurofibromas que afectan a los nervios frénicos y vago bilateralmente, la cadena simpática, y un nervio intercostal derecho.

Figura 4g.(anuncio) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT entre los niveles de T6 y T9. (E-h) Neurofibromatosis en un hombre de 28 años de edad, asintomática. Las tomografías computarizadas axiales en serie obtenidas en los mismos cuatro niveles demuestran neurofibromas que afectan a los nervios frénicos y vago bilateralmente, la cadena simpática, y un nervio intercostal derecho.

Figura 4 h.(anuncio) Dibujos (vista axial) ilustran la anatomía normal torácica CT entre los niveles de T6 y T9. (E-h) Neurofibromatosis en un hombre de 28 años de edad, asintomática. Las tomografías computarizadas axiales en serie obtenidas en los mismos cuatro niveles demuestran neurofibromas que afectan a los nervios frénicos y vago bilateralmente, la cadena simpática, y un nervio intercostal derecho.

Los autores agradecen a Carolyn Adams por su ayuda experta en la preparación del manuscrito y las cifras utilizadas en este artículo.

Netter FH, Dalley AF, eds. Atlas de anatomía humana 2ª ed. East Hanover, Nueva Jersey: Navartis de 1997.

Ellis H, Logan BM, Dixon AK. Tórax. En: Ellis H, Logan BM, Dixon AK, eds. anatomía seccional humana: Atlas de secciones de la carrocería, CT y MRI imágenes. 2ª ed. Oxford, Inglaterra: Butterworth-Heinemann, 1999; 101 -116.

RS Ledley, Huang HK, Mazziotta JC. RS Ledley, Huang HK, Mazziotta JC, eds Anatomía de la sección transversal: un atlas para la tomografía computarizada. Baltimore, MD: Williams & Wilkins, 1977.

Rohen JW, Yokochi C, eds. atlas de la anatomía Nueva York, Nueva York: Igaku-Shoin, 1982.

Moore KL, Dalley AF. Anatomía con orientación clínica 4ª ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins, 1999; 685 -689.

Taylor GA, Fishman EK, Kramer SS, SS Siegelman. CT demostración del nervio frénico.J Comput Assist Tomogr 1983; 7: 411 -414. CrossRef. Medline

Berkmen YM, Davis SD, Kazam E, Auh YH, Yankelevitz D, Girgis FG. Derecho del nervio frénico: anatomía, aspecto en la TC, y la diferenciación del ligamento pulmonar.Radiología 1989; 173: 43 -46. Enlazar

DeGowin RL. DeGowin & examen de diagnóstico de DeGowin Nueva York, Nueva York: McGraw-Hill, 1994.

Harker CP, Stern EJ, Frank MS. parálisis del hemidiafragma: diagnóstico por TC.J Thorac Imaging 1994; 9: 166 -168. CrossRef. Medline

Iverson LI, Mittal A, Dugan DJ, Samson PC. Las lesiones en el nervio frénico que resultan en la parálisis diafragmática con referencia especial a estirar el trauma.Am J Surg 1976; 132: 263 -269. CrossRef. Medline

Eliraz A, R Wishnitzer, Mashíah A. Hipo como una complicación de electrodo de marcapasos cardiaco desplazados.Harefuah 1981; 100: 335 -336. [Hebreo]. Medline

Aggarwal S, P Hari, Bagga A, Mehta SN. La parálisis del nervio frénico: una rara complicación de catéter de la vena subclavia permanente.Pediatr Nephrol 2000; 14: 203 -204. CrossRef. Medline

Dimopoulou I, Daganou M, Dafni U, et al. La disfunción del nervio frénico después de las operaciones cardíacas: una evaluación electrofisiológica de factores de riesgo.Pecho 1998; 113: 8 -14. CrossRef. Medline

Samson M, Szarka LA, Camilleri M, Vella, Zinsmeister AR, AR Rizza. Pramlintida, un análogo de la amilina, retrasa el vaciado gástrico de forma selectiva: papel potencial de inhibición vagal.Am J Physiol Gastrointest Liver Physiol 2000; 278: G946 -G951. Medline

Ringdahl ES. El nervio vago mediada por la fibrilación auricular en un hombre joven.Arco Fam Med 2000; 9: 389 -390. CrossRef. Medline

Pirtniecks A, Smith LF, Thorpe JA. La disfunción autonómica en los trastornos no específicos de la motilidad esofágica.Eur J Surg Cardiothoracic 2000; 17: 101 -105. CrossRef. Medline

Gilmer-Hill SA, Kline DG. tumores neurogénicos del nervio vago del cuello uterino: reporte de cuatro casos y revisión de la literatura.Neurocirugía 2000; 46: 1498 -1503. CrossRef. Medline

Hoshino H, Ohbuchi T, Sakon O, et al. neurofibroma intratorácica se origina en el nervio vago izquierdo.Nihon Kokyuki Gakkai Zasshi 2000; 38: 54 -58. [Japonés]. Medline

Miller RB, EM Boon, JP Atkins, Lowry LD. Vagal paraganglioma: la experiencia de Jefferson.Head Neck Surg Otolaryngol 2000; 122: 482 -487. Medline

Hirsch BE, Johnson JT, Negro FO, Myers ES. Paraganglioma de origen vagal.Head Neck Surg Otolaryngol mil novecientos ochenta y dos ; 90: 708 -714. CrossRef. Medline

Conforti M, Rispoli P, Barile G, et al. Vagal paraganglioma: informe de un caso tratado y revisión de la literatura quirúrgicamente.J Surg Cardiovascular (Torino) 2000; 41: 99 -103. Medline

Lambert AW, Cosgrove C, J Barwell, Oxenham S, Wilkins DC. La estimulación del nervio vago: control de calidad en la cirugía tiroidea y paratiroidea.J Laryngol Otol 2000; 114: 125 -127. Medline

Ekberg O, S Lindgren, Schultze T. Faríngea deglución en pacientes con paresia del nervio recurrente.Acta Radiol Diagn (Stockh) 1986; 27: 697 -700. Medline

Yamamoto S, Masuda S, T Okazaki, Izumi H, Dambara T. Presentación de un caso de neurinoma procedentes de la nervio recurrente.Nippon Kyobu Geka Gakkai Zasshi 1991; 39: 2203 -2207. [Japonés]. Medline

Chandawarkar RY, Kakegawa T, H Fujita, Yamana H, N. Hayabuthi Análisis comparativo de técnicas de imagen en la evaluación preoperatoria de metástasis ganglionar en el cáncer de esófago.J Surg Oncol 1996; 61: 214 -217. CrossRef. Medline

Fenton JE, Timón CI, McShane DP. La parálisis del nervio laríngeo recurrente secundaria a enfermedad tiroidea benigna.J Laryngol Otol 1994; 108: 878 -880. Medline

Chijimatsu Y, Tajima J, M Washizaki, Homma H. Ronquera como manifestación inicial de la sarcoidosis.Pecho 1980; 78: 779 -781. CrossRef. Medline

Thompson RD, Empey DW, Bailey CM. parálisis del nervio recurrente izquierdo asociado con atelectasia pulmonar completa con la consolidación de un adulto con fibrosis quística.Respir Med 1996; 90: 567 -569. CrossRef. Medline

Caversaccio MD, Becker M, Zbaren P. Traqueal divertículo se presenta con recurrentes parálisis del nervio laríngeo.Ann Otol Rhinol Laryngol 1998; 107: 362 -364. CrossRef. Medline

Delabrousse E, C Clair, Couvreur M, Clergeot-ML Grelier, Kastler B. arco aórtico cuello uterino presenta con parálisis recurrente derecho en un adulto.J Radiol 2000; 81: 542 -544. [Francés]. Medline

Thirlwall AS. El síndrome de Ortner: una revisión centenario del nervio laríngeo recurrente unilateral parálisis secundaria a enfermedad cardiotorácica.J Laryngol Otol 1997; 111: 869 -871. Medline

Shaw RR. El tumor de Pancoast.Ann Surg Thorac 1984; 37: 343 -345. CrossRef. Medline

Shin KH, Luna SH, Suh JS, JS Jahng. Múltiples neurilemomas: reporte de un caso.Clin Orthop 1998; 171 -175.

Farrelly C, Daneman A, Chan SA, Martin DJ. presentación del neuroblastoma oculta con opsomyoclonus: utilidad de la tomografía computarizada.AJR Am J Roentgenol 1984; 142: 807 -810. CrossRef. Medline

Fowler CL, Bloss RS. Hemangioma de un ganglio simpático torácico y simula un neuroblastoma.Pediatr Radiol 1994; 24: 148 -149. CrossRef. Medline

Dondelinger RF, Kurdziel JC. bloque de fenol percutánea de la cadena simpática torácica superior con orientación tomografía computarizada.Acta Radiol 1987; 28: 511 -515. CrossRef. Medline

Moore DC, Bush WH, Scurlock JE. El bloqueo del nervio intercostal: un estudio anatómico de la técnica radiográfica y la absorción en el ser humano.Anesth Analg 1980; 59: 815 -825. Medline

Crossley AW, Hosie HE. Estudio radiográfico del bloqueo del nervio intercostal en voluntarios sanos.Br J Anaesth 1987; 59: 149 -154. CrossRef. Medline

Johnson LR, Rocco AG, Ferrante FM. bloque subpleurales-paravertebral continuo aguda del herpes zoster torácico.Anesth Analg 1988; 67: 1105 -1108. CrossRef. Medline

Shimizu J, K Nishiyama, Takeda K, T Ichiba, Sakuta M. Un caso de parálisis del nervio torácico largo, con escápula alada, como resultado de los esfuerzos prolongados en practicar tiro con arco.Rinsho Shinkeigaku 1990; 30: 873 -876. [Japonés]. Medline

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...